21 de mayo de 2014

Lo cliché






Lo cliché: un asqueroso peluche.



Comenzar por un cuestionamiento: ¿qué es un cliché? En sentido lato es una construcción discursiva que materializa un lugar común. Lo cliché es un modo cultural de presentar, percibir y experimentar asociado a la producción de sentido común, basado en  impresiones lineales, en caracterizaciones deterministas.
La poesía cliché está amparada en el registro de resoluciones rápidas e infunde una ética que tiene como tópico la concesión hacia el lector, el texto cliché busca un público cliché. Es allí donde se pretende establecer una sintonía fácil, rápida. Sea en lo sencillo como en lo tortuoso, sea en la belleza como en la fealdad, la escritura atravesada por esta praxis es una producción de la comodidad o mejor dicho de comodidades múltiples y yuxtapuestas. (el que escribe, el que lee, el que reproduce, el que repite, el que…)
El poema cliché es un poema concedido, un exceso de familiaridad, sostenido por palabras, ideas y percepciones simplificadas; siempre se sabe hacia donde va, donde termina. Es un texto sin dialéctica, sin contradicciones, sin movimiento. No importa la corriente poética que represente el poema cliché es reconocible, aparece, circula en distintos formatos: libros, páginas web, muros de Facebook, servilletas, obras de teatro, películas, canciones, documentales de tv, suplementos literarios, ficciones, unitarios, relaciones de pareja…
El poema cliché hegemoniza la cultura.
El poema cliché es un asqueroso peluche.



Gabriel Penner